Ahora que se pueden escuchar los susurros de las ondas gravitacionales, yo pienso en Plutón que era un planeta hasta que lo degradaron… Una teoría que predijo Einstein hace 100 años, y ahora hace que la persona a mi lado sueñe con la posibilidad de viajes en el tiempo para poder ver a quien echa de menos. Somos frágiles, no muy útiles, pero aquí seguimos sobreviviendo poco a poco. Porque no me importa comer cualquier cosa, no quiero cosas caras, ni grandes lujos, no aspiro a ser grande, no me interesa. Mi pequeño mundo me gusta. Solo quiero sonreír, ser feliz, que no me hagan daño. Y ella me habla y me dice “como pasa el tiempo, ¿no echas de menos aquello?”. Claro que si. Todos añoramos cosas del pasado. Constantemente. Viajaríamos en el tiempo…memorizaría cada detalle, cada respiración, cada palabra, cada gesto y mirada. Todas las lagrimas derramadas por la risa, todos los abrazos de consuelo, todos los “no te preocupes, yo te ayudo”, todos los quereres, todas las mariposas, todos los lazos, todos los nudos en el estomago…Todas las canciones que te pusieron alguna vez la piel de gallina… Todo pasa por la mente al escuchar esas ondas tan importantes que marcan el espacio-tiempo, que hacen que sueñes con ciencia ficción. Que hacen que tengas fe en que lo volverás a ver… Porque eso señores… eso es bonito. Eso es fe y amor incondicional e infinito. Eso si es romanticismo…

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s